Sonia Alesso: “Los maestros y profesores no estamos dispuestos a arrodillarnos”

docentes

En un salón Felipe Vallese colmado de docentes que exigieron que el gobierno convoque a una paritaria nacional, los cinco gremios que nuclean a maestros y profesores de todo el país recibieron un apoyo explícito de la CGT.

Tras una breve reunión en el quinto piso de la histórica sede cegetista entre los representantes de UDA, Ctera, Sadop, CEA y Amet, más el titular de la CTA de los trabajadores, Hugo Yasky, y los dirigentes Héctor Daer, Francisco Gutiérrez, Omar Plaini y Rodolfo Daer, comenzó el acto.

El primer orador fue el titular de UDA, Sergio Romero, quién tras sostener “la importancia del apoyo de la CGT a la lucha de los docentes” y, pedir “un nuevo financiamiento para la educación”, precisó que “el ministro (Esteban) Bullrich debe renunciar”.

Como parte de un largo discurso que se prolongó por más de media hora, Romero dijo que “estamos en presencia de un gobierno liberal, que va en contra de los trabajadores” y que con la propuesta económica de la gobernadora bonaerense, “los docentes cobrarán 11.800 pesos, que es un salario por debajo de la línea de pobreza”.

Seguidamente habló la secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, quién citó que “el camino de la unidad docente es posible”, a la vez que subrayó que “los maestros y profesores no estamos dispuestos a arrodillarnos”.

Luego de calificar como “un ataque brutal a los docentes de parte del gobierno de Mauricio Macri”, Alesso añadió que “queremos la convocatoria a la paritaria nacional y si no es así, vamos a impulsar el no inicio del año lectivo”.

También anticipó que “el 7 de marzo marcharemos con los gremios industriales para decir no a la flexibilización laboral” y que acompañarán luego “el paro y marcha de las mujeres convocado para el 9 de marzo”.

Luego de un pedido de Fabián Feldman, secretario general del CEA, por “el cumplimiento de la ley” y un llamado para constituir “un Frente Educativo Nacional”, fue el turno del titular del Sadop, Mario Almirón, quien dijo que “la lucha de cada maestro y profesor no es una lucha de ellos solos, sino de todos los trabajadores”.

Tras defender sin cortapisas la decisión de los cinco sindicatos de unirse, Almirón aclaró que no era “sólo por un tema salarial, sino porque estamos construyendo un instrumento más que necesario”, a la vez que recordó que “la dictadura no pudo con nosotros, que pueden hacer cuatro muchachos que son gerentes de empresas”.

Otro que expuso conceptos críticos hacia el Gobierno fue el secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, al afirmar que “el Gobierno se sigue equivocando. Se equivocó cuando no quiso o no pudo parar los despidos” y “se equivoca (Jorge) Triaca, que se ha convertido en una suerte de capellán que bendice a los desempleados”.

El acto se cerró con la exposición del secretario general cegetista, quién tras puntualizar que no hay “ningún modelo económico que sea sustentable, si no es sustentable socialmente”, aclaró frente a las versiones sobre que el proceder de la CGT es porque responde a un partido político, que “no hay ningún tema partidario, porque si al Gobierno le va bien y actúa bien, nos va a ir bien a los argentinos”.

No obstante, Daer dijo: “Lo que sí hay son cuestiones políticas porque creemos que con las políticas que están llevando adelante nos están llevando al abismo, porque después de un año y pico de este gobierno, tenemos más pobres, más desempleados, menor poder adquisitivo, menos posibilidad de consumir y lo poco que consumimos cada día crece lo importado”.

Aunque las expectativas en cuanto al acto de hoy eran que se iba a anunciar un paro, todo quedó en reclamar la gran paritaria nacional y alertar con la medida de fuerza y la decisión de unirse las cinco gremios docentes”.